Mi banco no es un zombi, es un muerto viviente…

Cuando la semana pasada hablaba de los 12+1 motivos por los que nos hacemos pupa en valores como el Popular no tenía la menor idea de lo que íbamos a vivir durante estos días que han quedado para la historia de la bolsa española. Quien crea que esas cuestiones pueden leerse en los gráficos no tiene aún la menor idea de para qué sirven. Aquel banco del que los grandes contadores de historias de esto contaron maravillas ya no existe como tal. No hay vida certificada más allá de la muerte. Que cuenten de mí que viví en los tiempos del `Popu´.

Acceso Restringido

Este contenido está disponible en exclusiva para los miembros de Ágora Plus y Ágora Premium.
Suscríbase y acceda al contenido más reciente de Ágora.

Ver planes de suscripción

¿Aún no está registrado? Suscríbase GRATUITAMENTE a Ágora EAFI.