El toro sigue reinando en el muro de las lamentaciones

El muro de las lamentaciones es el lugar más sagrado del judaísmo, y seguramente uno de los lugares más detestados por sus contrarios. Culturas incapaces de entenderse, modos de ver la vida irreconciliables y condenados a soportarse. Como alcistas y bajistas, que también tienen su muro: el de las preocupaciones. Y hoy, varios años después de que el S&P500 total return rompiera una década de lateralidad que empezó con la crisis puntocom, el discurso sigue dominado por los bajistas, por las preocupaciones, mientras Wall Street consigue altos nunca vistos a lo largo y ancho de sus principales índices.

Unos tienen la fama, y otros cardan la lana. El Nasdaq Composite, que acaba de hacer nuevos altos que ya nos permite hablar de una clara superación de los altos de 2000, es el último en sumarse a la fiesta. Lo hace tras meses de lateral, como antes el S&P500, y con una clara señal de compra por encima de cero en gráfico mensual en un MACD clásico. Como el S&P500. Los que vieron en los cruces mensuales de 2015 un inequívoco signo de cambio de tendencia por comparación con 2000 y 2008, obviaron lo sucedido en 2011 y algo más importante: lo que funciona en un movimiento lateral no tiene por qué funcionar en tendencias alcistas y bajistas.

La lateralidad que superaba la parte más fuerte del mercado norteamericano en julio, antes del efecto Trump, ha sido una de las más complejas y largas de la historia bursátil de los últimos 40 años. Es común que los técnicos sostengan que cuanto más tiempo permanecen los precios encerrados, más fiable es la salida y mayor el impacto que tiene en el futuro de los mismos el movimiento subsiguiente. Y sin embargo, la gente sigue preocupada. Al fin y al cabo, si no cambiaron de opinión con la ruptura de más de una década de lateralidad en el S&P500, no parece que romper un par de años de consolidación parezca gran cosa.

CHART1

Pero el efecto Trump ha traído consigo una gran novedad: la liquidación casi definitiva de uno de los argumentos más manidos contra el actual mercado alcista generacional: la divergencia entre Dow Jones Industrial y Dow Jones Transportes que nació en 2015. Un clásico que tuvimos en 2012. Y como entonces, estamos asistiendo a una ruptura de movimiento lateral en el Transportes que conduce a los precios hacia altos históricos con violencia. En este momento, el DJTA total return se encuentra al borde de marcar nuevos altos y proponer la confirmación del mercado alcista en términos Dow.

Hablar de divergencia ya era complicado desde febrero, pero hoy resulta ridículo aunque aún sea necesaria la confirmación con nuevos altos crecientes. Una falta de confirmación que hoy presenta aún el Nasdaq100, afectado negativamente por la rotación que ha generado la llegada de Trump a la Casa Blanca, como antes la ofreció un Russell2000 sin que ello haya evitado que hoy cotice en nuevos altos históricos si ajustamos vía dividendo/ampliación el índice como es menester para acercarnos mejor a las expectativas de lo que lo hacen los gráficos price return que utiliza el común de los analistas técnicos.

Siempre hay algo que o encaja, el mercado es un puzzle que usted debe ordenar de la mejor forma posible sabiendo que siempre habrá piezas que no encajen. Somos libres para encerrarnos como nos parece, por lo que todo el quiere construye maravillosamente su muro de preocupaciones mientras pasa la vida y discurre la tendencia.

chart2

Deja un comentario