El suelo durmiente, la pauta que jamás existió. Muerte a la escala aritmética

En mi opinión, uno de los motivos por los que el análisis técnico es considerado una herramienta de corto plazo es el mal uso de sus gráficos que en general han hecho los propios técnicos. Gran parte de ellos al menos. Que no se haya cerrado el debate sobre los ajustes de dividendo/ampliación o sobre cuál debe ser la escala sobre la que graficamos provoca que podamos visualizar hasta cuatro gráficos diferentes sobre un mismo activo utilizando exactamente los mismos elementos de precio. 

1

Es difícil hacer buenas proyecciones si trabajas con curvas distorsionadas por cuestiones que nada tienen que ver con las expectativas -dividendos/ampliaciones son hechos contables- o con una escala que te impide tener una visión proporcional y proporcionada de las cosas….

El otro motivo es la falta de memoria y de una perspectiva histórica del mercado, que hace que los analistas técnicos abominen estúpidamente de las ideas que proporcionan los fundamentales en un ejercicio de estulticia como no se ha visto igual. Yo también me encontré entre esos idiotas cuando tenía 20 años. El mercado nos trasciende.

Pero volamos al tema… Tener cuatro gráficos en lugar de uno -aritmético con ajuste y sin ajuste, semilogarítmico con ajuste y sin ajuste-puede resultar muy útil para los que venden análisis técnico; en general personas que nunca se han dedicado a la gestión del dinero. Al fin y al cabo, gracias a ello tienen cuatro interpretaciones de la realidad para sus cursos de formación, cuatro objetivos, cuatro áreas de soportes potenciales, etc…, y con ello una mayor probabilidad de poder explicar todas las cosas satisfactoriamente. A posteriori, claro… ¿Por qué iban por tanto a cerrar el debate? ¿Por qué iban, de hecho, si quiera a planteárselo?

Ya he propuesto muchos posts sobre ambas temáticas, permíteme que lo visualicemos de nuevo en un vídeo…

Pero hoy quiero rematar el tema de las escalas para siempre, al tiempo que me cargo de un plumazo un patrón chartista que no ha existido, no existe, ni existirá jamás: el suelo durmiente y su pauta de espejo: el techo redondeado. El nombre ya nos indica uno de los problemas que se han encontrado los técnicos al tratar la temática debido a la necesidad de encontrar fractalidad. Y es que, misteriosamente, no existe ningún techo durmiente. Al menos no como algo comparable a los suelos durmientes, con años de movimiento equiparables a lo que PARECE un encefalograma plano.

El inexistente suelo durmiente o suelo redondeado

Nos han contado los analistas técnicos que el suelo durmiente es una maravilla del progreso, y que en ellos se esconden joyas de gran valor. Lo que no nos han dicho es que la mayoría de la basura que acaba suspendida y liquidada fue también un suelo durmiente.

Con ustedes el suelo durmiente, la vía directa hacia el éxito financiero en el mercado de valores: sólo necesita descargarse un programa de gráficos gratuitamente y buscar y buscar entre cientos o miles de gráficos hasta encontrar unas cuantas perlas de pura riqueza…

3

Nos han dicho sin embargo los técnicos que estamos ante un patrón problemático porque no es fácil saber cuando se produce la señal de ruptura que nos indica que ha sonado el despertador, y que además NO podemos establecer objetivos mínimos -lógico, hablamos en muchas ocasiones de una línea recta sobre un gráfico completamente achatado por la ley de la gravedad y el efecto de la escala-. Ni stops, por cierto.

Ahora el mismo gráfico de Inmobiliaria Colonial en escala semilogarítimica…

4

¡Caramba! ¡Intente dormir usted con alguien que se mueve un 200% arriba y un 70% abajo un par de veces o tres! ¿Dónde está el encefalograma plano? Cosas de la vida, en esta ocasión el suelo durmiente es un gran doble sueloque ha sido confirmado, al que puede calcularle su objetivo mínimo teórico y por su puesto que presenta su correspondiente stop loss. Ale, ahora ya puede operarlo poniendo en sus pies un 0,5% de su patrimonio…

La escala semilogarítmica ha solucionado los problemas que supuestamente tiene el patrón porque ha revelado que no es tal sino otro que ya conocíamos. Y sí, estará usted pensando que la dificultad de encontrarlos en zona de máximos resulta evidente: en el mundo de la escala aritmética no se produce un achatamiento de uno de los polos.

Un segundo ejemplo, la tecnológica Ariba, caso suficientemente amplio como para que pueda verse línea clavicular en escala aritmética…

5

Lo que no podrá ver es el 70% de stop loss que pide el patrón salvo que usted manipule el gráfico. Vaya esto por esos grandes dibujantes que sostienen que hay que mantener el gráfico en escala aritmética siempre que sea posibleporque es todo mucho más intuitivo.

 

Deja un comentario