Donde manda patrón, no gobiernan Rajoy ni Puigdemont

Semana de locos en el mercado español, con un miércoles de ceniza y un jueves de resurrección. Saltaron soportes clave que recuperaron inmediatamente y de modo general nuestras bolsas, para que finalmente se planteasen un par de patrones en vela diaria -penetrante alcista y ‘harami cross’ en diario- y una semanal -martillo- que resultan potencialmente alcistas; como alcista resultaba en teoría septiembre pese al comportamiento tan débil en términos relativos que ha propuesto el IBEX35 frente a una renta variable que ha regresado al paraíso que nunca abandonó. Y así, gloriosas, siguen estando las cosas en su conjunto, con la renta variable saboreando las mieles de los máximos históricos sin que aquí podamos decir lo mismo. Gràcies, amics nacionalistes.

1

La ceniza simboliza la muerte, la conciencia de la nada y la nulidad de las criaturas frente a su Creador, el arrepentimiento y la penitencia. Pero el IBEX intenta escapar del infierno de la manera en la que todos querríamos hacerlo: en el último momento y por la puerta de atrás, viéndole la cola a Pere Botero, la leyenda es catalana, aunque supongo que pronto le podrán Pere Botifler. Muchos de los componentes catalanes del índice han firmado o firmarán la diáspora, buscando fuera las mieles que nos perdemos porque algunos de mis paisanos creen que el cielo es sólo para ellos.

Como casi siempre que el mercado diverge mi tesis debe ser la misma: así que donde manda patrón no gobierna Puigdemont. A primeros del pasado 2016, buscando un suelo general de mercado, escribí un artículo en esa dirección que también entonces podía parecer una locura. Es evidente que nos encontramos en un terreno cenagoso donde las expectativas del mercado penden de un hilo y pueden cambiar en cuestión de horas, tal y como pudo comprobarse el pasado jueves, pero fuera de nuestras fronteras ahora mismo vivimos en el paraíso, y eso es contagioso.

Evidentemente, y para fortuna de todos nosotros, los malditos especuladores busca piojos, tampoco gobierna Rajoy. Gobierna Wall Street. Y allí se han vivido dos semanas de retorno a la normalidad precisamente con tres índices que han vuelto al redil: Dow Jones transportes y Russelll2000 total return rompieron la semana pasada sus máximos históricos, tras muchos meses de proceso lateral; dejando al Nasdaq sólo ante el peligro bajista. Como era lógico, y con el Composite marcando ya altos históricos desde mediados de la semana pasada, la corta falta de ímpetu tecnológica -que venía recordando a la que vivimos tras la victoria de Trump durante un pequeño lapsus de tiempo que también terminó con la victoria del patrón- el tiempo ha jugado en favor de los buenos. Ruptura de máximos, con hueco y velón blanco en chart diario para el Nasdaq100 en la sesión del jueves, y confirmación el viernes de la mano de la mano de una vela semanal que neutralizó sin problemas los pequeños nubarrones que planteó una apertura protagonizada por el dato de desempleo. Nada cuando en frente tienes a una tendencia descansada y que carece de lecturas de sentimiento inversor alcista extremo generalizadas que puedan interponerse a corto plazo en su mamporrero rodillo.

2

Deja un comentario