Buscando el techo redondeado desesperadamente

Quizá te has vuelto loco buscando techos redondeados en tus horas más calientes de aficionado a los gráficos. ¡Con la de suelos que pueden verse! Claro, estás utilizando la escala incorrecta, y ahora ya lo sabes.

El techo redondeado, de existir, no lo hará por contraposición al suelo durmiente porque éste no existe. Y no, no estoy matando la fractalidad por ello sino admitiendo la casualidad. Si alguna vez has encontrado uno, enmárcalo, pues es una rara avis. Luego míratelo bien y pregúntate muy en serio si tienes ante ti lo que estabas buscando. Si la respuesta es afirmativa es porque eres un preciosista buscador clínico inmerso en el carnaval de las figuras técnicas. Siento decirte que además de ser poquísimos los que verás, todos ellos son en sí mismo otros patrones. O lo que es lo mismo, de nuevo un efecto óptico. Te reto a que me demuestres lo contrario.

Haberlos haylos, tienes abajo a la derecha un ejemplo: WTHG. Hoy ya no cotiza, debió quebrar, obviamente, tras aparecer el cáncer más peligroso que han conocido los precios: el no-patrón que conocemos como techo redondeado. Modo ironía off. Lo cierto es que te adjunto algo que ya no cotiza porque no me molesto en imaginármelos para recopilarlos del modo en que hice en su día cuando, hace ya más de una década, capturé esta bella estampa.

techoredondeado

Convertir el análisis técnico en una lista interminable de formaciones no te hace mejor analista, sino sólo alguien que usa más nombrecitos.

No es cierto que este patrón sea menos frecuente que el suelo redondeado como suelen deslizar los chartistas. Lo cierto es que la escala aritmética hace casi imposible que estas deformaciones se produzcan en los techos porque en la parte alta de los gráficos no se aplasta la serie de precios en términos relativos -porcentuales-. En un chart aritmético se asigna distinto rango de importancia relativa a los precios en función de la parte del mismo que se ocupe. Creo que me he esforzado, hasta el punto de ganarme algunos enemigos más, en clarificar antes que es completamente absurdo usar charts aritméticos como los que vemos a diario. Al menos, si intentamos ser racionales.

La escala aritmética hace a los altos de un gráfico muchísimo más nítidos y relevantes que al conjunto del cuerpo gráfico y por eso no se producen esos falsos efectos de “adormilamiento” que muestran los suelos. Lo cierto es que el suelo/techo durmiente o redondeado sólo existe en los sueños húmeros de los analistas gráficos, y que son pura y llanamente la consecuencia lógica de ver charts en escala aritmética. Un motivo más, si es que hacía falta otro más allá de los ya mostrados, para no hacer uso de esta escala.

Deja un comentario